Actualidad del Mensaje de San Juan de la Cruz

14 de Diciembre fiesta de San Juan de la Cruz, padre fundador de nuestra Orden.

juan de la cruz fb

Un dato bien significativo de esa actualidad nos lo aporta la vida de algunos personajes de nuestro tiempo que se han proclamado fieles discípulos suyos, como Teresa de Liseux o Teresa Benedicta de la Cruz. Y lo que es más admirable aún, es que ese magisterio se extiende a otros campos diferentes de la espiritualidad, suscitando el interés de psicólogos, críticos literarios o filósofos, como Pascal,  Bergson, Theillard de Chardin, además de teólogos de diferentes tendencias, desde Hans urs Von Baltasar, como los protestantes Metz y Karl Bart, hasta Segundo Galilea, Gustavo Gutiérrez, y otros tantos, y por qué no mencionar aquí, en feliz memoria, a nuestro querido Papa Juan Pablo II, cuya admiración y respeto, hacia el Santo español, nunca ocultó.

Pero naturalmente, es en el campo propiamente dicho de la espiritualidad donde su magisterio resuena con mayor fuerza hasta llegar a convertirse en  un punto crítico de contraste y discernimiento de la bondad  de movimientos espirituales que surgen por doquier, desde el acercamiento a la mística y meditación oriental, hasta los carismáticos. Y en realidad, no podía ser de otra manera, ya que fray Juan se delata en su obra como un hombre enamorado de Dios, y admirador incondicional de su obra creadora. Y en particular del hombre, cuya capacidad de pensamiento dice que vale más que todo el mundo.

5b3f0ad92c96b838d9fdaf429e0b5062
Doctor de la Iglesia.

Por eso nada tiene de extraño que la Iglesia, convencida de ese papel que tan bien cumple San Juan de la Cruz, de místico, maestro y mistagogo, le haya declarado y reconocido como Doctor. Lo hizo en  1926, reconociendo así la plena  y actual vigencia del magisterio que emana de su vida y de su obra, y  que ha quedado fielmente reconocido en sus escritos

No todas las páginas del Santo tienen, en mismo valor, ni son igualmente  orientativas  y magisteriales. Como lo son, de hecho, las que nos han llegado escritas sobre la vida teologal, que es el punto fuerte y más defendido de su espiritualidad. Y más en particular todavía, las que insisten   en la exigencia de la fe como  único y proporcionado medio que lleva al encuentro con Dios. Siempre, a través de Cristo, la Palabra definitiva del Padre; o por la necesidad de una purificación radical del hombre, a la que él  ha llamado Noches,  y cuyo misterio  y eficacia ha desentrañado como nadie, gracias, claro está, a la propia y profunda experiencia que él mismo  tuvo de esas noches y purificaciones. El símbolo de la Noche constituye, sin duda, su creación más original.

Y su doctrina sobre las Noches sigue siendo de permanente actualidad en nuestra hora, ya que no sólo es aplicable a la historia personal de cada hombre que  busca a Dios, sino a la Humanidad entera que sigue anhelando, desde sus angustias, incertidumbres y oscuridades, romper el silencio de Dios y sentirle vivo, pues se resiste a creer en los falsos profetas que anuncian su muerte.

Pero no es sólo el tema de Dios y del camino que conduce a Él lo que constituye la esencia y lo mejor del magisterio sanjuanista. Es también el misterio más íntimo del hombre lo que queda desentrañado e iluminado por el análisis sanjuanista y su mensaje. Y se trata del hombre real, lleno de debilidades y apetitos a los que se apega, pero llamado a llegar a la Unión  con Dios, a la que tiene derecho y debe aspirar como hijo de Dos que es. Con razón ha dicho, Juan Pablo II que  pocos como San Juan de la Cruz nos pueden ayudar a conocer el misterio del hombre. Razón de más  para que la Iglesia siga apoyándose en su magisterio, confirmando así su autenticidad y validez de su reconocido Doctorado.

Texto completo en: http://www.ocdburgos.org/delup/san_juan_de_la_cruz.htm

Anuncios